CÍRCULO INFINITO O DOS RECTAS PARALELAS.


Erase una vez una semilla oculta bajo la tierra. Se sentía sola, pequeña y tenía miedo. Allí abajo todo estaba oscuro. Y así pasaron los días y las noches. Tan triste estaba que comenzó a llorar. Día y noche. Una mañana cualquiera una nube que pasaba por allí escuchó el llanto de la semilla y dejó caer su lluvia. Se quedó allí siete días y siete noches, regando aquella tierra seca. La semilla empezó a notar un extraño cambio en ella. Su cuerpo crecía y crecía y, al octavo día, al fin salió a la superficie y pudo contemplar todo lo que había a su alrededor, desde los inmensos astros del cielo hasta los más insignificantes insectos. Todo gracias a la perseverancia de aquel primer y único amigo, la nube. Los días transcurrieron y aquella masa condensada volvía cada mañana a jugar con su nueva amiga y a seguirla rociando, pudiendo observar juntas cómo cada día los pétalos de la planta se hacían más grandes y hermosos.

RETO: YO ESCRIBO #6



El reto "yo escribo" consiste en responder a una serie de preguntas relacionadas con la escritura según nuestra experiencia. Es una idea del blog Eleazar Writes

—Sexta pregunta: Muestrario: escribe un microrrelato basado en esta imagen. No te olvides de poner la fuente bajo la foto. Extensión libre.



ESE EXTRAÑO EN MI CAMA




Y todo comenzó como un amor inocente.  Lo fue construyendo, paciente. Y ahora no lo ve, está ausente. Se enamoró con miradas furtivas, con su aliento, que le daba vida. Y todo resultó ser una mentira.

Se desvaneció su cuento de hadas. Su mirada, antes cálida, dio paso a la escarcha. Cuando la miraba entonces, mariposas revoloteaban. Ahora, en cambio, tiemblan sus entrañas. Sometida bajo su dominio, no encuentra resquicio de lo que entonces fue un amigo, un aliado. Vivir se ha convertido en un martirio. ¿Hasta cuándo?

Atada está con cadenas a un amor que ya no la llena. En silencio se doblega a su condena. Ella era una mujer bella, ahora tan solo una sombra de lo que fue, de lo que era.