EN TIERRAS ESCOCESAS | CAPÍTULO 2

lunes, 19 de junio de 2017

Imagen de google - serie outlander

CAPÍTULO 2: EL CLAN

Colin se despertó con un gran dolor de cabeza y calambres por todo el cuerpo. Cuando consiguió abrir los ojos y que éstos enfocasen observó que no estaban sus amigos ni aquella bruja y el paisaje era completamente diferente. Unos tenues rayos de sol se hacían paso entre las hojas de los árboles que se alzaban sobre él y al extender torpemente una de sus manos pudo percibir la frescura de la hierba.

Se fue incorporando lentamente, pero cuando estuvo a cuatro patas sintió un gran golpe en el costado y volvió a caer.
¡Ni se te ocurra moverte! ─ordenó una voz desconocida y áspera.
Colin giró la mirada y se encontró con tres hombres enormes y una espada apuntándole.  
─¿Crees que es inglés? ─preguntó uno de ellos sin quitarle los ojos de encima.
─Tiene un aspecto muy extraño, mira sus ropas…
Colin observó que todos ellos llevaban una falda a cuadros.
─¿Esto qué es? ¿La fiesta de algún pueblo? ¿Acaso he bebido tanto? ─preguntó Colin intentando recordar cómo había llegado hasta allí.
─¿Fiesta? ¿Crees que en estos momentos podemos permitirnos una fiesta? ¿Eres un borracho? ─preguntó el tercer hombre.
─¿Cuál es tu nombre, chico?
─Alec ─mintió.
─¿De qué clan te has escapado, Alec? ─preguntó el que le apuntaba con el arma.
─¿Clan? ¿Qué narices me estáis contando? ─dijo Colin abrumado. ─Ya está bien de bromas. ¿Qué queréis? ¿Dinero? Me temo que he gastado todo el que tenía.

Colin se dispuso a levantarse y hacerles frente pero uno de ellos le propinó un sonoro puñetazo en la cara que le obligó a quedarse donde estaba.
─¿Pero qué haces, tío? ¿Estáis locos?
─¿De qué tío estás hablando? ─le preguntó el más entrado en años.
─¿Qué? Joder, seréis cabrones, ¡estoy sangrando! ¿Se puede saber de qué vais? ─dijo Colin limpiándose la sangre del labio. ─Me lo habéis roto joder, os he dicho que no tengo dinero. Y no tengo tiempo de jugar a acertijos con tres locos vestidos de señoras. Os podéis meter esa ridícula espada por el culo ¿me escucháis? Al próximo que me toque no lo cuenta.

Colin volvió a levantarse con la mirada desafiante y el hierro que rozó apenas su piel hizo que brotara sangre de su brazo.
─¡Ah! ─gritó al sentir el dolor. Aquella espada no era de juguete…
─Responde chico, no termines con nuestra paciencia. ¿A qué clan perteneces y qué haces en nuestras tierras?
─¿Qué clan? ¿Estáis locos? Yo no pertenezco a ningún clan.
─¿Eres un errante?
─Madre mía, estáis completamente chiflados. Pero os aseguro que la policía se encargará de vosotros.
─¿Qué dice? ─preguntó uno de ellos.
─Bueno, se acabó. Tienes agallas, chico, pero no podemos dejarte libre. El jefe del clan se encargará de ti y reza porque no descubramos que eres un espía. Murdock, cógele ─ordenó el que portaba la espada, quien la envainó en ese momento.

El que se hacía llamar Murdock de inmediato se abalanzó sobre él sin ningún miramiento y consiguió, a pesar del forcejeo, atarle las manos tras la espalda mientras Colin gritaba improperios.
─¡Esto es un secuestro! ¡Jodidos chiflados! ¡Os vais a arrepentir de esto! ¡Dejadme, maldita sea! ¡Mis amigos me estarán buscando. ¡La policía vendrá por vosotros! ¡Grandísimos hijos de…!
Murdock le dio un golpe en la nuca y todo se volvió negro de nuevo.

1 comentario:

  1. Pobre Colin. En qué lío lo ha metido la adivina. A ver cómo logra salir de esto, o al menos disimular para que no lo maten por rarito para esa época.
    Sigo leyendo ♥

    ResponderEliminar