ÚLTIMA LLAMADA

jueves, 2 de agosto de 2018





Hola, mamá. ¿Qué tal? ¿Cómo va la pierna?
¿Cómo llevas el dolor de aquella herida interna?
Sé que te consterna, pero sé también que todo sana.
Sé que el hoy enferma si se vive en el mañana.

Tú me lo enseñaste como tanto, como todo.
Como el llanto que me seco si me infravaloro.
Como a no sentirme solo nunca.
Tú eres mi mayor tesoro, el desahogo de mi culpa.
Siempre has sido solución, meta de mi sueño.
Por cada ocasión que me has llamado tu niño pequeño.
Quiero que te sientas bien, que te lluevan rosas,
que la vida brinde contigo con mil cosas hermosas.
Que bajen los ángeles con plumas a tus pasos,
que luzca tu sonrisa en los fracasos.
Que me guardé tus besos aquí dentro,
que los llevo conmigo, siempre has sido mi ejemplo.
Templo del cariño, del soporte, con tu apoyo, más de 7 vidas tuve.
Estoy metido en el hoyo, sin agua en el arrollo,
sin desembocadura en pura curvatura de agujeros negros, poliedros y a oscuras.
Con muchas putas dudas por un plazo tan eterno y
con saldo bajo 0 en mi cuaderno.
Conviviendo con la ruina de mis voces varias.
Yo sé que entre todas ellas tú me encontrarías.
¿Qué yo no daría por ti? Mi propia vida.
Por eso respiro tras tanto disparo recibido,
no hay otro motivo, ya me hubiera ido.
Pero te lo debo, seguiré contigo siempre.
Te llamaré luego.

Tiembla mi mano al descolgar.
Tras esta vez quizá no vuelva a llamar.
Puede que sea esta mi última llamada.
Puede que sea esta mi última llamada.
Tiembla mi mano al descolgar.
Tras esta vez quizá no vuelva a llamar.
Sé que va a ser esta mi última llamada.
Sé que va a ser esta mi última llamada.

Hola, papá. ¿Qué tal? Ni sé cómo empezar.
Esta llamada se parece a rezar y yo no rezo.
Será que me despiezo por dentro,
que tropiezo con las ganas de marchar a tu encuentro..
Arcadas impregnadas de venenos y miedos de más.
Será que te echo de menos.
¿Cómo contarte 20 veranos en versos casi ajenos?
Tus ojos en mis malos y mis buenos.
Sin frenos para decirte no sabes cuánto te echaría a la cara.
Lo duro de esta vara, ¿quién te abrazara?
Te vas y de repente el tiempo se para.
La vida amarga y rara.
Un mundo que nos separa.
Por cada vez que busco perdón nace un tumor.
Será que no supiste hacerlo mejor.
Y no me basta, harto del hasta cuando, desgasta el ir luchando.
¡Yo no quiero ser tú de mayor!
Quizá de ahí la música y la droga.
Pero si te culpo miento, tejiendo mi propia soga.
¿Cómo sano este amor-odio, si no sé con quién dialogar?
¿Cómo no llamarte más, si mi corazón me interroga
a cada instante? Mi centrifugadora va sola
nubla mi mente, es aplastante.
Mas debo liberarme y liberarte
de esta nada que me enfada.

Que a la espada de Damocles
es mi última llamada.


ZPU

2 comentarios:

  1. Las letras de canciones a veces hablan mejor que mil cartas. Amo coleccionar buenas letras, me acompañan en momentos importantes y me llevan a reflexionar cuando siento que estoy perdida. Intensa esta letra, pero llena de verdades. Espero que estés bien. Me llevo la recomendación musical.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola preciosa!
      Es como dices, a veces la letra de una canción dice cosas que no podrías explicar de mejor forma.
      ZPU invita muchísimo a la reflexión ^^ te recomiendo su último disco entero ^^
      ¡Un besazo enorme! :D ♥

      Eliminar